lunes, 1 de abril de 2013

Juegología: Generación Pixel

 
A millones de personas les encantan los videojuegos de la misma forma que también les gustan los libros, la música o el ajedrez. Para mas de una generación, los videojuegos forman ya parte de su cultura habitual de ocio; y pasar unas horas delante de un juego de ordenador o consola es un placer social de un amplio sector de la población.

Los videojuegos son en este sentido solamente otra elección de entretenimiento, a pesar de ello todavía parece existir miedo a que los videojuegos propinen un codazo a otras formas de arte, fomentando una generación de androides gafotas sin ningún tipo de habilidades sociales ni sensibilidad poética y carentes de cualquier tipo de ambición.

Pero las nuevas formas no siempre reemplazan a las viejas. El cine por ejemplo no reemplazó al teatro, ni Internet lo hizo con los libros. Los videojuegos llevan rondando 40 años entre nosotros, y no se han llevado a nadie por delante en su camino.



 
Si nos transportamos a los años de la infancia que muchos vivimos con los primeros ordenadores y consolas de 8 bits, y recordamos aquellas primeras sensaciones que tuvimos al ponernos a los mandos de un videojuego; muchos recordaran una sensación de absoluta magia (por no decir brujería).

Pero la magia no estaba solamente en lo que podíamos ver en la pantalla del televisor, lo verdaderamente sorprendente e hipnotizante era que nosotros podíamos controlar aquella magia. Los videojuegos permitieron dar rienda suelta a ese inquieto descubridor que todos llevamos dentro y nos permitieron aventurarnos en misteriosos mundos nunca antes visitados por nadie.

 
La sensación que tuvimos era la de un explorador que se abría camino, machete en mano, a través de una jungla virgen. No se vosotros, pero yo con diez años pilote naves espaciales, participé en las olimpiadas, fui monje en un monasterio, aterricé en la luna con un jetpak a la espalda, conduje super deportivos por sinuosas carreteras, me enfundé el traje de batman y viví un sinfín de experiencias inimaginables.

Los inicios de la cultura del juego masivo comenzaron con las (ahora vetustas) máquinas de 8 bits (Spectrum, Amstrad, MSX y Commodore). La gran variedad de sistemas, estuvo provocada por un mundo menos globalizado que el actual, donde las máquinas locales partían con bastante ventaja respecto a la de sus contendientes foráneos.

Por tanto, usuarios y desarrolladores tuvieron que enfrentarse a un mercado segmentado, en el que convivía un batiburrillo de ordenadores y versiones.

 
Commodore dominó el mercado americano, MSX hizo lo propio en el mercado japonés y Spectrum junto con Amstrad despuntaron en el continente europeo. Aún así, la mayoría de los sistemas tuvieron presencia en mayor o menor medida en todos los continentes. De hecho, tener un ordenador "diferente" al mayoritario en tu país, suponía una escasez de juegos pero también un extra de exclusividad.

Sin duda, nuestros padres (gracias a la gran mentira que todos contamos en los 80) imaginaron que el ordenador que traían a casa sería utilizado con fines educativos. Aunque en cierto modo lo fue, porque muy pronto, éramos unos expertos configurando las grabaciones del equipo hi-fi para asegurar una perfecta copia de un nuevo juego.

Fueron sin duda muchas las tardes de placer proporcionadas por aquellos juegos, lo que explica ese enorme cariño con los que son recordados por muchos a día de hoy.

 
Fue la época que transcurrió entre los años 80 y 90, unas décadas de continuos y rápidos cambios. A principios de los 80, fueron los ordenadores los que dominaron el mercado, pero en los 90 las consolas tomaron el relevo y lograron conquistar la mayoría de los hogares.

Las dos grandes compañías de videoconsolas de estos comienzos, fueron las gigantes y archiconocidas empresas japonesas SEGA y Nintendo. Cada compañía fue representada por su propia mascota digital; Nintendo tuvo a Mario, el mundialmente famoso bigotudo fontanero, y SEGA tuvo Sonic, un descarado puercoespin azul.

Nintendo y SEGA inspiraron una fanática lealtad. Eran los Beatles y los Stones de finales de los 80 y principios de los 90. Nintendo eran los Beatles; sana diversión para toda la familia, con un arte superior pero con una ligera imagen de "santurroneria". SEGA, en cambio, eran los gamberros, la banda de los callejeros listillos, que lograron atraer a los fans mas hardcore de los videojuegos provenientes de las salas recreativas.
 
 
Ya en esta etapa, un buen número de adolescentes comenzaron a estar mas interesados en videojuegos que en la música pop. Poco a poco la cultura del videojuego creció y los juegos fueron siendo cada vez mas complejos que sus predecesores. Esto, motivó que las compañías de hardware realizaran una tecnología que estuviese mas acorde con las ambiciones de los diseñadores para lograr satisfacer el hambre de juegos de los usuarios.

En estos primeros tiempos, la mayoría de los jugadores que contactaron con los videojuegos eran niños y adolescentes. Hubo muchos de ellos que con el paso de los años abandonaron los juegos porque estos no les ofrecían experiencias de juegos acordes a sus expectativas.


Pero hubo una compañía que decidió apostar fuertemente por este sector de jugadores que querían seguir jugando sin dejar de ser tratados como los adultos en los que se estaban convirtiendo. La decisión fue sin duda acertada, ya que casi 20 años después del lanzamiento, Sony se encuentra en pleno desarrollo de la cuarta generación de sus exitosas videoconsolas.

Efectivamente. esta aceleración en la evolución de los videojuegos no hubiera sido posible de otra manera. El videojuego nació, tuvo una feliz infancia y un duro paso a la adolescencia; ahora todavía joven se está convirtiendo día a día en un respetable adulto.
 
La generación píxel ya está aquí y ha venido para quedarse.
 
Fuente: Trigger Happy

2 comentarios:

¡Certero retrato, vive Dios!
Grandiosa narración del nacimiento, primeros pasos y entrada en la madurez de una nueva disciplina artística.
Cada día mejores artículos, compañero. Te sigo con sana admiración.

Que puedo decir de tus palabras Logaran, muchas gracias!!. La admiración es mía, porque Fase Bonus ha sido una de las chispas que me han llevado a arrancar este blog. Asi que muchas gracias a todos vosotros, y a gente como tu que gasta unos minutos de su tiempo en leer este blog.

Publicar un comentario